HIËRONYMUS BOSCH -EL BOSCO-

(+ 1516)
EL JARDÍN DE LAS DELICIAS:

 

JB01 (h= 13,5 cm.) 

JB21 (h= 23 cm.) 

EL HOMBRE ÁRBOL

Muchos reconocen un autorretrato en una de las criaturas híbridas más famosas de Bosch. El espacio hueco en el cuerpo ofrece el espacio para una publicación. Todo se rompe a través de los dos botes a la deriva en los cuales se sitúan las patas árbol.  

 OREJA CON CUCHILLO

Dos orejas enormes, ligadas por una flecha y un cuchillo entre ellas. ¿Hay un simbolismo medieval alegórico detrás de esto, o son las torturas horribles que pudieron esperar en el infierno representado aquí? ¿Es el monograma en el cuchillo la B de Bosch? Nunca sabremos lo que tenía El Bosco entre sus orejas cuando pintaba este cuadro.

 

JB02 (h= 6,5 cm.) 

JB23 (h= 9 cm.) 

JB13 (h= 24 cm.) 

LA FUENTE DEL PARAÍSO

Esta espléndida y exótica fuente está situada en medio de una escena de dicha paradisiaca. Su diseño es alienante, casi extraterrestre. En el agujero, situado exactamente en el medio del panel izquierdo, podemos ver un búho como figura contemplativa central. En primer plano, Cristo enseña a Adán a su futura mujer. 

 DEMONIO EN SILLA-RETRETE

Se presume que El Bosco tenía, de alguna manera, conocimiento del Visio Tungdali, un manuscrito del siglo XII que describe un viaje a través del infierno. Ésta era, posiblemente, la base para este diablo, coronado de una caldera simbolizando el diabólico fuego del infierno. Lo sentó en una silla-retrete, que le ofrecía la posibilidad de excretar las almas engullidas. Su curioso calzado en forma de jarra simboliza la dipsomanía.

 

 

 JB07 (h= 15 cm.) 

 JB24 (h= 22 cm.) 

 

JB11 (h= 9cm.) 

JB22 (h= 12cm.) 

MONSTRUO-PÁJARO CON CASCO

Este monstruo-pájaro con casco lleva un plumier y un tintero en el pico en el que la monja representada como un cerdo, sumerge su pluma. Un pie arrancado cuelga del casco del pájaro en referencia a los horribles castigos corporales que se esperan en el infierno. El cerdo, una acusación contra el decaimiento de la vida del clero, está tentando al hombre que se sienta a su lado, con quien parece elaborar una especie de contrato. ¿Será un hombre vendiendo su alma? 

 

 

CABALLERO Y SIRENA

La figura está vestida con armadura que le permite ser seducido por la sirena, que es el último símbolo de seducción en la Edad Media. El hombre sucumbe a su dulce canto le desvía del camino de la virtud por sus deseos impíos y placeres ilusorios. Marcado por el pecado original, a causa de la supuesta depravación de la mujer, la humanidad será condenada.


 

 

 JB14 (h= 9 cm.)

 

 


JB26 (h= 9 cm.) 


SEDUCCIÓN SOBRE EL PATO

El la izquierda del panel central un hobre seduce a una mujer negra. La escena está sobre un pato, símbolo de la idiotez y el alcoholismoy es observado por un gran martín pescador. 









EL PÁJARO SOBRE EL HUEVO AZUL

El pájaro del panel de la izquierda llevado por hombres parece una abubilla. Este pájaro "coronado" sinónimo de falta de limpieza porque no mantiene su nido limpio. En la Edad Media simbolizaba la visita a prostitutas.


 

 

 JB29 (h=16 cm.) 




JB28 (h=16 cm.) 

FIGURA CON BÚHO

En el extremo izquierdo del panel central de El jardín de las delicias aparecen enlazadas dos figuras, parcialmente ocultas en una fruta, en danza ritual. Esto podría ser una referencia de la danza mortal en la vida: el amor, el destino y la muerte. 

LA TENTACIÓN DE SAN ANTONIO


San Antonio gana una gran presencia en el apogeo de la obra de El Bosco. Resistió tentaciones diabólicas en contraste con el resto de los mortales, como este tríptico retrata en espléndidos colores. Los paneles cerrados muestran el arresto y la crucifixión de Jesús.

JB05 (h=7 cm.) 

 LA TENTACIÓN DE SAN ANTONIO

San Antonio gana una gran presencia en el apogeo de la obra de El Bosco. Resistió tentaciones diabólicas en contraste con el resto de los mortales, como este tríptico retrata en espléndidos colores. Los paneles cerrados muestran el arresto y la crucifixión de Jesús.

 PÁJARO CON CARTA

La inscripción de esta nota en el pico de este pájaro monstruoso sobre patines puede arrojar luz sobre el simbolismo contemplativo. Desafortunadamente, este texto, difícil de leer, está abierto a varias interpretaciones inciertas. Este atípico cartero tal vez envía la carta a las figuras misteriosas del agujero bajo el puente. El embudo sobre este curioso pájaro le otorga una apariencia ridícula. Este sombrero sugiere la falta de sentido común o cordura, pero este simbolismo podría ser impropio aquí.

JB06 (h= 11,5 cm.)

JBG06 (h= 36,0 cm.) 

JB12 (h= 9,5 cm.) 


 

 MONSTRUO TOCANDO EL ARPA

Esta criatura con su monstruoso cráneo está montada sobre la figura de un ganso desplumado. Tocando su arpa, símbolo de la innumerables tentaciones a las que San Antonio fue expuesto y a las que bravamente resistió. En aquellos tiempos aparentemente, hacer música se consideraba un comportamiento lascivo.

PEZ CON TORRE
En el panel de la izquierda, uno puede encontrar este peculiar pez con presentaciones arquitectónicas que está dispuesto a comerse a su congénere. Es una criatura diabólica con su armadura roja sobre la que se encuentra la torre. Está situado justo delante del burdel, una de las tentaciones que San Antonio resistió gloriosamente.


 

JB03 (h= 11,5 cm.) 

JB09 (h= 12,0 cm.) 

MONSTRUO

A la izquierda del panel central, una curiosa procesión de criaturas demoniacas se ordenan ante nosotros. Aquí, El Bosco representa a la administración de justicia de su tiempo. La pierna amputada de un ejecutado cuelga de una rueda. Un cerdo perforado alude hacia la extraña costumbre de juzgar también animales pecaminosos. Estas criaturas fantásticas típicamente medievales las podemos encontrar en primer plano.



JB19 (h= 6 cm.) 


 

 DAGA EN BARRIGA

En el panel de la derecha, el devoto santo ve a la desnuda reina del mal. La daga clavada en su barriga nos enseña las consecuencias de la desmesura.

SAN ANTONIO EN CIELO
En el cielo del panel de la izquierda, podemos observar al Santo siendo transportado tras sufrir el maltrato del demonio. En la historia sagrada él es de nuevo asaltado y echado hacia el cielo por los demonios.


 

JB20(l= 17 cm.) 


CASTILLO MONSTRUO

A pesar de las amenazas que lo rodean, el ermitaño se sienta allí contemplando imperturbable.
                                                                                                         JB18(h= 11 cm.) 
TRÍPTICO DE LA ERMITA DEL SANTO

JB27 (h= 10 cm.)

JB09 (h= 12,0 cm.)

SAN JUAN DE PATMOS

Juan de Patmos o el Apokaleta es el nombre dado al autor del libro bíblico titulado el Apocalipsis. En la introducción, el autor declara que estaba desterrado en la isla griega de Patmos “a causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo” (Ap 1, 9), cuando comenzó a recibir “la revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto” (Ap 1, 1). Juan de Patmos también suele ser llamado Juan el Teólogo.

EL DEMONIO DEL CLERO

Este personaje negro podría ser un Titivillus, un demonio que durante el medievo se creía que trabajaba en nombre de Belfegor, Lucifer o Satanás para introducir errores en el trabajo de los escribas. Este espiaba a los clérigos que eran miembros del coro. También ha sido descrito como el demonio que recuerda y que produce, principalmente durante el servicio religioso y el tiempo de oración, la charla ociosa, la mala pronunciación, murmuración u omisión de palabras, para que pueda imputarse el Infierno a los pecadores y a los que ofenden.



JB08 (h= 12,0 cm.) 

EL JUICIO FINAL


JB15 (h=7,0 cm.) 

JB17 (h=10,0 cm.)
JB16 (h=10,0 cm.) 

Volver a Parastone Mouseion Collection
CONTACTO
HOME

Desde un punto de vista artístico, fue el brillante precursor del mundo del surrealismo y era, en su día, único y radicalmente diferente. Hiëronymus Bosch nació durante la transición de la Edad Media al Renacimiento en Hertogenbosch, en el ducado de Brabante. Bosch representa imágenes visionarias en un mundo hostil lleno de misticismo, con la convicción que el humano será, debido a su propia estupidez y sus pecados, presa del diablo en sí mismo. Sostiene un espejo al mundo con su ironía cerebral y su simbolismo mágico, sin dejarse a nadie. Apunta sus flechas de imitación igualmente bien a la hipocresía del clero como a la extravagancia de la nobleza y la inmoralidad de la gente. El estilo de Hiëronymus Bosch representa la tradición de las iluminaciones de los libros (ilustraciones de manuscritos de la Edad Media). La representación caricaturizada del mal atenúa sus implicaciones aterrorizantes, pero también sirve como advertencia desafiante con base teológica.


Al abrirse, el panel izquierdo del el tríptico presenta una imagen del paraíso donde se representa el último día de la creación, con Adán y Eva. El panel central representa la lujuria desaforada. En esta tabla central aparecen todo tipo de placeres carnales, prueba de que el hombre era pecador. La tabla de la derecha representa la condena en el infierno; en ella muestra un escenario apoteósico y cruel en el que el ser humano es condenado por sus pecados.

EL BÚHO

El búho no simboliza sabiduría sino engaño e intriga. Después de todo, esta ave de presa fue pensada para sorprender al inocente, presa del sueño en las sombras.

La fuente para esta representación del Juicio Final es el Apocalipsis de Juan.1 En la parte central, en lo alto, casi separado del resto de la composición, aparece Jesucristo juez, que está apoyado sobre un arcoíris mientras a los lados, sobre nubes, están la Virgen María y san Juan Bautista con un exiguo número de elegidos; en el resto de la composición se ha representado el mundo del pecado y las penas impuestas a los pecadores, cada uno de ellos torturado por diablos-grillos y figuras monstruosas, debido a sus propios vicios: abrasados, asados, ensartados, empalados, colgados de ganchos de carniceros, obligados a beber, insertados en extrañas máquinas, etc.

A diferencia de otras representaciones del Juicio Final, en que justos y pecadores están más igualados, aquí predomina el número de los condenados, que sufren diversos castigos, sin dejar casi espacio para los bienaventurados.

 CABEZAPIÉS

En la parte baja del panel frontal pasea una criatura característica del trabajo de El Bosco. El artista aborda aquí la pieza a su manera interpretando una pieza de la Griega clásica

JB04 (h= 6,0 cm.) 

HUEVO MONSTRUO

En medio de muchos desgraciados que son empalados, destrozados, estrangulados o incluso quemados vivos, el monstruo en el huevo atravesado por una flecha, pasea amigablemente en el panel central.

JB10 (h= 8,0 cm.) 

COCINA INFERNAL

A la izquierda del panel central hay una taberna diabólica. personas están siendo cocinadas, pasadas a través de las máquinas de picar carne, exprimidas, fritas y asadas en la barbacoa.

MONSTRUO CON BARBA

El panel central muestra una cara con barba, un monstruo con una simple cabeza y piernas. Él mira con una expresión de miedo a la picadora, donde los pecadores son sometidos al Día del Juicio.

FLAUTISTA AZUL

Por el lado izquierdo del panel central, una criatura alegre azul añade brillo con su música al espectáculo horrible. Simboliza la ilegalidad.

VOLVER